viernes, 21 de julio de 2017

Lucha anticrimen y redes de la mafia
Transeúntes y vehículos fueron detenidos y revisados por los elementos de seguridad
Unos mil 200 agentes de la policía capitalina realizaron actos de vigilancia
Foto
Tras el operativo, los agentes remitieron al Ministerio Público a 19 personas y 25 mototaxis que obstaculizaron vialidadesFoto Víctor Camacho
Foto
La presencia de policías y marinos ocasionó el cierre de muchos negocios. Los agentes detuvieron a personas sospechosasFoto Alfredo Domínguez
Raúl Llanos
 
Periódico La Jornada
Viernes 21 de julio de 2017, p. 4
Tras el operativo que realizaron elementos federales en Tláhuac, una fuerza de mil 200 elementos de la policía capitalina se desplegó en varias colonias de esta delegación para evitar que se desbordaran hechos de violencia, como la quema de vehículos o bloqueo de vialidad, luego de que fuera abatido Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos.
En convoyes formados por patrullas, motocicletas y camionetas, integrantes de agrupamientos como Fuerza de Tareas, granaderos y de las policías metropolitana y preventiva recorrieron durante casi tres horas colonias y pueblos como Zapotitlán, Tlaltenco, Nopalera, Miguel Hidalgo, Agrícola Metropolitana y La Conchita.
Cualquier auto o transeúnte que pareciera sospechoso fue detenido y sus pasajeros revisados por los uniformados, acciones en las que se remitieron ante el Ministerio Público al menos a 19 personas y a 25 mototaxis que fueron utilizados para bloquear vialidades luego del operativo federal.
Cientos de negocios localizados a lo largo de la avenida Tláhuac, La Torres y Canal de Chalco, sobre todo, bajaron sus cortinas al advertir el despliegue.
Lo mismo ocurrió con transeúntes, quienes al escuchar las sirenas de las decenas de patrullas que iban y venían, decidieron resguardarse en sus viviendas, dando un aire de ciudad abandonada esta zona del oriente de la capital.
Un helicóptero del agrupamiento Cóndor reforzó la labor que en tierra realizaban los elementos de la SSP, quienes se trasladaban al punto que fuera necesario para interceptar vehículos o motocicletas en busca de armas o algún otro artefacto que pudiera ser utilizado para generar un hecho de violencia.
Entre la gente que caminaba por la avenida Tláhuac era evidente la zozobra respecto a lo que estaba pasando en la colonia la Nopalera; con el mismo temor veían cómo se perseguía a algunos mototaxis, los cuales eran dejados libres, luego de confirmar que no llevaban armas.
En entrevista, algunas personas secundaban la realización del operativo policiaco, pues decían que en los pasados siete años se había incrementado de manera alarmante la inseguridad pública.
Cecilia N, vecina desde hace 20 años de la Nopalera, aseguró que es un secreto a voces que los mototaxis son los que distribuyen la droga en toda esta delegación, y la delincuencia que deriva de eso es cada día peor; Juan N, chofer de un microbús de la Ruta 12, sostuvo que los pasajeros de este tipo de unidades son ya clientes de los jóvenes drogadictos de esta zona y las autoridades no hacen nada.
Recordó como hace cinco meses mataron a El Durango, que era un chofer de microbús, que al resistirse a un atraco lo mataron. Lo mismo es con las Rutas 44, 56 y 21, que corren por la avenida Tláhuac.
Juana N, encargada de una tienda de regalos, dijo que son constantes los robos a negocios, sobre todo cuando empieza a oscurecer, y eso nadie lo quiere resolver, lamentó.
Cerca de las 18 horas, según testimonios de vecinos, grupos de jóvenes en motocicletas y mototaxis se dieron a la tarea de empezar a pegar con cinta adhesiva cartulinas afuera de casas, negocios y postes de luz en los que manifestaban su apoyo a Felipe de Jesús Pérez Luna.
En la fachada de la casa marcada con el número 222 de la calle Guillermo Prieto, en la colonia Miguel Hidalgo se leía en una cartulina: “El señor F (Ojos) no es un delincuente. Ayuda a la gente. Atte. La gente.
Metros adelante, en un poste en una cartulina azul la frase: El señor F apoya al pueblo. A un lado de una tortillería de esa misma calle otra leyenda: “El señor Felipe F no roba, no secuestra, no extorsiona (sic). Le da trabajo a la gente. Atte: La gente pobre.
Y así se repetían algunas cartulinas más a lo largo de esa vialidad.
Por la noche, la normalidad parecía no regresar a esta zona y la gente que caminaba de un lado a otro o que viajaba a bordo de vehículos no dejaba de voltear hacia todos lados.

No hay comentarios: